11 ene. 2014

INTRODUCCIÓN AL HUERTO ECOLÓGICO ESCOLAR


Es curioso que aún hoy, a pesar de toda la tecnología con la que contamos, nos alimentamos con las mismas especies de plantas y animales que nuestros ancestros domesticaron hace más de diez mil años. Fue justo en este momento, cuando nuestros antepasados pasaron de una vida nómada, en la que necesitaban más de 10.000 hectáreas de terreno para mantener a su familia, a una vida sedentaria, en la que tan sólo necesitaban una o dos hectáreas para lo mismo, cuando tuvo lugar el mayor salto que la humanidad ha dado, la revolución neolítica; y todo gracias a la agricultura.

Con la agricultura, el hombre disponía de más tiempo y así nacieron la cultura y la religión. Por eso, “agricultura”, “cultura” y “culto” tiene el mismo origen, la palabra latina cultum que significa ‘cultivar’ y que tiene su origen en la raíz griega col que quiere decir ‘podar’, probablemente una de las primeras técnicas agrarias que se desarrollaron.
El huerto que siempre fue fundamental en la sociedad rural y que parecía agonizante debido a la sociedad industrial y tecnológica, parece que resurge ahora como método terapéutico y, lo que nos importa a nosotros ahora, educativo.
El huerto escolar es un recurso educativo cada vez más conocido y utilizado, como tal, es evidente que deben prevalecer los criterios pedagógicos sobre los agrícolas, que todo su planteamiento y tareas han de tener sentido en aras a ayudarnos en nuestra actividad docente. No se trata sin más de una parcela en la que cultivamos tomates y lechugas, sino que debemos entenderlo como un espacio dentro del Centro en el cual vamos a abordar una serie de contenidos encaminados a desarrollar las capacidades de nuestros alumnos.

Con la herramienta huerto vamos a poder trabajar, por ejemplo, la lateralidad, la orientación espacio-temporal, la motricidad fina, la exploración con los sentidos, podemos plantearnos preguntas y desarrollar estrategias de investigación, realizar observaciones de seres vivos, interrelacionar conceptos de diversas áreas…. También podremos trabajar el lenguaje a través de adivinanzas, refranes; la historia siguiendo la pista al origen de los cultivos y su uso en diferentes culturas; las matemáticas calculando superficies a abonar, cantidades de semillas, pesos recolectados, etc.
Y además de todo esto, podemos prolongar el trabajo en el aula elaborando calendarios, gráficas sobre el tiempo, investigando en internet o en la biblioteca, etc.
Con estas y otras actividades desarrollamos la socialización y el trabajo en equipo, organizado, secuencializado y respetando los turnos naturales, favorecemos la valoración del propio esfuerzo y su relación con el aprecio a los productos conseguidos, la importancia de la constancia y el orden, etc.
Trabajando con elementos tan primarios y vitales como la comida, el agua, la tierra y el sol, el huerto escolar nos proporciona el soporte idóneo para que se materialice el espíritu creador del niño de forma tangible.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Cada palabra tuya y tu presencia son razones que nos animan a continuar. Gracias por estar ahí. ¡Feliz día!

 

"HUERTO ESCOLAR LAS NIEVES" Curso 2013-2014 - Copyright © 2011 Designed by Ipietoon Blogger Template and web hosting